Relaciones

¿Tienes un hijo preferido?

  

Ser padres no es nada fácil ni ahora ni nunca lo ha sido. Si tienes más de un hijo, te hago la pregunta que pongo en el titulo de este articulo: ¿Tienes un hijo preferido?.

Seguramente la primera respuesta que te vendrá a la cabeza será que no, quizás te lo pienses un momento. Procura ser sobre todo consciente de la verdadera respuesta.

Tómalo con calma, ya que es algo bastante usual y tiene su lógica. Si la respuesta es “si”, piensa que no eres una excepción.

Si tienes más cercanía tanto física como psíquica con uno de tus hijos, entonces no cabe duda de que la respuesta debería de ser un “si rotundo”. La forma en que le llamas, en que le hablas, hacen que te delates.

Nombraremos las tres causas más usuales para las preferencias de los padres:

La primera causa es muy sencilla, como personas nos sentimos más identificadas con aquellos que comparten nuestros gustos, nuestras aficiones y nuestros gustos. Pues con los hijos pasa exactamente lo mismo.

La segunda razón la puedes encontrar en ese deseo por parte de los padres de tener un hijo de sexo distinto a los que ya tienen. Por ejemplo esa niña que llega después de tener dos niños, se vera muy mimada y aceptada, fruto del tan ansiado deseo convertido en realidad.

La tercera puede llegar al tener cierta preferencia por ese hijo que tiene una enfermedad o minusvalía, por tanto necesita mucha más atención por nuestra parte.

Ser el preferido conlleva ciertas responsabilidades, este hijo es el depositario de todas las fantasías de éxito de sus progenitores. Por tanto las exigencias para alcanzar el éxito, serán mucho mayores.
Por otro lado a estas exigencias de los padres se suma la responsabilidad, tu hijo es consciente de lo que significa el fracaso para ti.

Después debemos centramos en la relación entre hermanos, los celos pueden nacer a la hora de relacionarse. Por tanto todo influirá en la convivencia presente y futura entre hermanos.

La preferencia es humana, culpabilizarse no sirve de nada. Cuando es muy manifiesta, restablecer la equidad se vuelve indispensable; de esa manera se evitarán los efectos que hemos descrito. Cada hijo es único, debemos tratar de establecer este equilibrio por el bien de las relaciones de todo el conjunto familiar.

Fuentes: Yahoo

Imágenes: :PublicDomainPictures – pixabay

Recomendado para ti

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies